Saltar al contenido

El conflicto es totalmente inevitable …

La gestión de conflictos
La gestión de conflictos
La gestión de conflictos

Una de las cosas que más llaman la atención a la personas que pasan de tener un trabajo por cuenta ajena a tener un negocio, autoempleo o empresa es la existencia de conflictos con otras personas, entendido el conflicto como dos posturas enfrentadas con opiniones diferentes en torno a un interés, por lo general económico.

1. El conflicto es inherente a la condición humana.

Da igual lo bien o mal que lo hagas, dan igual tus intenciones, hagas lo que hagas en algún momento aparecerá el conflicto. Cada persona tiene su propio interés y en algún momento chocará con el tuyo, es humano y por lo tanto inherente a la condición humana. Cualquier actividad humana genera conflicto. Trabajar, emprender, hacer realidad tus sueños no esta exento de conflicto.

2. El conflicto es la señal de que te estas moviendo.

Si cuando se hacen cosas, pasan cosas y algunas veces cometemos errores o pagamos por los errores de los demás.

Es mucho peor no hacer nada y que no pase nada. Te mueres poco a poco sin darte cuenta. El conflicto en cambio te mantiene vivo, hace que te preocupes; a ver, muchas veces no es nada agradable y muchas veces se pasa mal, cuando un cliente te insulta o no te paga por tu trabajo, pero es mucho mejor que estar a verlas venir, ver que pasan los días y no hay esperanza de cambiar tu vida es infinitamente peor. El conflicto es explosivo e intenso pero dura poco, la falta de movimiento duele cada día.

3. El conflicto marca el camino de mejora.

Cada vez que surge el conflicto se manifiesta a la vez una oportunidad de mejora. Mejora de procesos, errores cometidos que se manifiestan, fallos en tu producto, fallos en tu posicionamiento como profesional, fallos en relación al valor de tu trabajo que hace que otros no te paguen, fallos en el producto que vendes, fallos de mil tipos que afectan a los demás y que hay que poner ojo en que no se repitan.

Si hay un fallo revisa los procesos, es lo que suelo hacer. Proceso de compra, proceso de venta, procesos de elaboración de productos, procesos …

Si revisas los procesos verás lo que ha fallado y podrás crear nuevas reglas de funcionamiento para que no vuelva a pasar.

4. El conflicto altera y el que se altera pierde.

Es curioso. Se puede ver cómo es una persona en la forma de conducir. Mucha gente se altera al punto de quedar fuera de sí cuando por ejemplo el que va delante hace un giro que no se espera o hace una maniobra incorrecta. Cuando eso ocurre la persona que se altera cambia su forma normal de actuar y pierde. Pierde porque no es algo meditado, le quita de su camino y por lo tanto no es inteligente, es una marioneta en manos de otro o de las circunstancias.

En el conflicto con tus clientes pasa exactamente lo mismo. Si te alteras pierdes, reaccionas a lo que va pasando y no llegas a tu objetivo. Y al revés … si no te alteras ganas.

5. En el conflicto, todas las partes creen ser los buenos.

Las personas estamos hechas para no ver o darnos cuenta de aquello que hacemos mal. Es totalmente humano y cuando el conflicto aparece la culpa siempre es del otro.

Es el momento de revisar y ver fallos. Verse a uno mismo y ver la vulnerabilidad del de enfrente porque en realidad ambas partes se han equivocado en menor o mayor medida.

Por lo general hay muy poca capacidad de entender al de enfrente y a veces la manera de solucionar un conflicto pasa por buscar los puntos en común y el bien de ambas partes.

6. En cada conflicto hay un tercero oculto.

Desde la lógica y la razón no puede haber conflicto a priori, pero cuando falta alguna pieza del rompecabezas, el conflicto esta servido. Tiene mucho que ver con el ejemplo de la gente a la hora de conducir, la gente se altera porque es incapaz de soportar la incertidumbre. Algo o alguien les ha obligado a moverse y en vez de girar el volante y seguir su camino siguen en una conversación con ellos mismos que no lleva a ninguna parte; cuando en realidad ha ocurrido algo que ha motivado esa reacción que no saben, no conocen o no pueden ver.

Ese algo que no pueden ver a veces es un tercero, que da una explicación o hace una lectura totalmente ajena a la realidad de lo que está ocurriendo con lo que la reacción o las decisiones tomadas son totalmente erróneas. Para esto, a veces las parejas son el causante de muchos conflictos.

Si te encuentras en medio de cualquier conflicto busca al tercero oculto, te dará amplitud de miras y te ayudará a solucionarlo.

Encontrar al tercero oculto no es muy complicado, a veces sólo hay que preguntar.

7. El conflicto y la energía vital.

El conflicto genera estrés, ansiedad, preocupación o miedo dependiendo de cada uno. Pero lo más importante es que quita energía vital para todos los proyectos. La toma de conciencia en torno al conflicto, entenderlo y ser capaz de verlo con cierta perspectiva permite perder mucha menos energía vital.

La perdida de energía vital es un indicador de tu preparación en relación al conflicto.

Mucha gente que emprende o que inicia el camino hacia la libertad económica no entiende y no es capaz de hacer la lectura que tiene el conflicto en el camino hacia sus objetivos.

En cambio cuando uno actúa correctamente, entiende el conflicto y lo enfrenta; apenas quita energía vital de cara a seguir luchando por nuestros objetivos. Mientras que el que se desgasta es el que tienes enfrente, el otro.

8. No rehuyas el conflicto.

Como ya te he contado el conflicto es inevitable. Doy por hecho que actuas de buena fe en todo momento, porque sino, lo más inteligente es evitarlo. Los abogados ganamos juicios o los defendemos. Esto es igual, si el error que subyace en el conflicto es culpa tuya negocia y evita el conflicto pero si no es así no lo evites.

No digo que haya que crear el conflicto, pero si crees que has actuado correctamente, mantente firme y no lo rehuyas.

Cuando rehuyes el conflicto y sabes que no es justo lo que plantea la otra parte, participas del abuso. No permitas la co-creación en el abuso que intenta la otra parte. Quita mucha energía vital ser participe de un abuso, ahora defenderse por lo que es justo no quita ninguna energía.

9. Hay que hacer caso a Sun Tzu.

Tienes que tener ganada la contienda antes de combatir. Pero mejor todavía, ganar sin tener que pelear. Eso se hace simplemente teniendo la razón y actuando de forma honesta.

El contrario se desgasta inutilmente antes de la contienda.

Solo hay que mantener la distancia de seguridad. Si la otra parte no la respeta vuelve a mantener la distancia de seguridad. La otra parte se desgastará sin tener que pelear o combatir empresarialmente hablando.

10. Crea procesos para los conflictos.

Como decía más arriba, un conflicto es una oportunidad de mejora. Al final todos los conflictos suelen ser parecidos ya que las personas al final somos bastante parecido unos a otros.

Existen patrones de conducta y de personalidad totalmente definidos.

Se puede llegar a intuir cuando se puede dar un conflicto mucho antes de que ocurra. Y por lo tanto canaliza el conflicto con el fin de gestionarlo. Piensa en cómo las grandes empresas gestionan el conflicto. Te aseguro que no les supone ninguna perdida de energía.

Haz lo mismo, si tu problema está en los cobros, crea procesos que minimicen los conflictos.

 

Los conflictos aparecen porque te mueves, puede ser un indicador de que vas bien o de que vas mal. Analiza lo que te esta contando el conflicto y consigue que la otra parte trabaje para ti ayudándote a mejorar.

Si los conflictos van a más tienes que mejorar, si van a menos estas mejorando.

Si te ha gustado esta entrada, no dejes de compartirla en tus redes sociales …

Seguimos en los comentarios, te espero.