Saltar al contenido

Las 4 dimensiones del dinero

Las 4 dimensiones del dinero

 

Una de las funciones que tiene para mi escribir este blog es dejar un testimonio escrito de mi camino a la libertad financiera. Si, quiero ser rico … lo que yo entiendo ser rico, ganar lo suficiente para ser libre.

A mucha gente el dinero no le interesa, por eso es pobre, si es tu caso puedes dejar esta pagina, esta entrada no es para ti, pero si quieres vivir una vida feliz, plena donde el dinero no sea un problema, sigue leyendo porque te va a interesar esta entrada.

La vida que tenemos es la consecuencia de nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestros actos, por este orden. Nuestra situación económica es el resultado de aquellas decisiones que hemos tomado en la vida, para bien o para mal.

Existen muchos aspectos que determinan vivir una vida abundante, aquí te planteo las 4 dimensiones que determinan la abundancia de dinero en tu vida. Aquí va:

1. La dimensión emocional.

Todo en la vida nace desde la emoción. Las personas sentimos, luego pensamos y al final actuamos. Nuestras emociones determinan la forma en la que actuamos.

Existen dos emociones básicas en la vida. El amor y el miedo. Curiosamente mucha de la gente con la que trabajo o me contacta para iniciar un negocio lo hace desde el miedo y no desde el amor. El miedo se muestra de muchas maneras diferentes, unas veces desde la angustia, desde la preocupación pero otras muchas en forma de malas decisiones, como por ejemplo buscando inversores cuando nunca antes hemos montado un negocio.

El factor determinante de tener dinero es la emoción que predomina, si estas contento, tarde o temprano el dinero acaba llegando. Cuando cuento a mis clientes, muchos se quedan boquiabiertos, es difícil de entender. Si las cosas van mal y estas en una situación complicada es muy difícil ver las cosas en positivo y estar contento, lo sé, pero es clave este punto.

Mucha gente lo pasa mal porque vive situaciones económicas limite, llegan a un momento en que dejan de preocuparse, en ese punto pueden cambiar sus emociones. Quedan desvinculados de la situación y pueden estar contentos aunque las cosas vayan mal en ese momento.

Una vez sentimos en positivo, pensamos y hacemos en positivo.

2. La dimensión espiritual.

Cuando uno trabaja o emprende un negocio desde su alma, es decir lo que uno hace es la expresión de su ser más profundo, los resultados que se obtienen tanto a nivel de trabajo como a nivel de negocio suelen ser espectaculares. Para que eso sea así tenemos que trabajar con las siguientes premisas.

  1. Ayudar. Aquello que hagas tiene que ayudar a otros a conseguir sus objetivos, esto va acerca de los demás, no tanto acerca de lo tuyo. Cuando ayudas a otros a conseguir sus objetivos acabas consiguiendo los tuyos. A nivel empresarial es algo que no se estila en absoluto, pero la empresa consciente es la empresa del futuro. Tener en cuenta a los demás será un factor determinante. NO te pierdas esta entrada donde explico en que consiste la empresa consciente.
  2. Disfrutar. Nada tiene sentido si no nos permite disfrutar y divertirnos. Créeme no hemos venido a este mundo a sufrir ni a pasarlo mal. Hemos venido a disfrutar. Cada vez más el nivel de exigencia en los trabajos es cada vez más alto, solo se puede competir cuando se ama y se disfruta lo que se hace.
  3. Ganar. Trabajamos para ganar dinero, cuanto más mejor. No hay ningún valor ni ningún mérito en ser pobre. Si crees que el dinero es malo, revisa tu creencia limitante.
  4. Valores. Revisa tus valores, esto deben estar alineados con lo que haces. Si tu valor es la libertad y tu trabajo te tiene encerrado en una oficina sin luz natural no podrás dar lo mejor de tí. En cambio cuando tus valores están alineados con aquello que haces, todo fluye

3. La dimensión inmaterial.

Tener o no tener dinero viene marcado por qué pensamos acerca del dinero. Si pensamos que el dinero no es importante, nunca tendremos.

En cambio si pensamos que tener dinero es algo muy bueno y positivo estaremos en la buena vía. Ya hemos dicho que la vida que tenemos es fruto de las decisiones que hemos tomado a lo largo de los años. Estas decisiones vienen determinadas por nuestras creencias en torno al dinero.

Revisa tus creencias en torno al dinero y mira si aquello que crees esta alineado con tener dinero. Si no lo está comprueba si es verdad aquello en lo que crees. Recuerda tener dinero es bueno, cuanto más mejor. Todo lo que no esté alineado con esta idea requiere de una reflexión.

Todo lo que ves a tu alrededor, tu casa, tu coche, tu puesto de trabajo, la ropa que llevas puesta, todo nació en la mente de alguien antes de hacerse realidad. Con el dinero ocurre exactamente lo mismo. Primero se crea en tu cabeza y luego en tu realidad.

4. La dimensión material.

La gestión monetaria es cómo jugar al monopoly
La gestión monetaria es cómo jugar al monopoly

 

La dimensión material es todo lo que hacemos para obtener dinero, es la última dimensión de las 4 dimensiones del dinero.

No hace falta tener mucho ni ganar mucho para jugar correctamente al juego del dinero y hacer lo que hacen lo muy ricos.

Si algo caracteriza a la gente con mucho dinero es que tienen ingresos pasivos. Hay que trabajar, si, pero con inteligencia. Ahorra y construye activos para generar ingresos independientemente de que puedas trabajar o no.

Ahorra y crea activos. Solo eso, si aplicas esta sencilla norma es solo cuestión de tiempo. Si ganas poco, tardarás más, si ganas más y ahorras mas tardarás menos, pero en ambos casos llegarás igual.

 

Cómo lo ves, crees que tener dinero es importante ? Déjame tu comentario acerca de la importancia que tiene el dinero, sobre qué te parecen las 4 dimensiones del dinero y qué haces tu para llegar a la riqueza. Te espero en los comentarios …